admin

Argentina: nada sucede por acaso

Argentina: nada sucede por acaso
Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

“ Los argentinos se creen una gran orquesta sinfónica, solo que están tocando sobre la cubierta del Titanic”

Argentina

Nada sucede por acaso 

Por Pablo Bouquet

Creer que la brutal decadencia de la Argentina es un simple resultado de políticas equivocadas de sus dirigentes es una de las tantas excusas que los argentinos inventan para ocultar sus propios demonios. En rigor de la verdad, la dirigencia argentina, salvo contadisimas excepciones, esta formada por individuos inescrupulosos y ventajistas, que anteponen siempre sus ganancias personales, amiguismos y lo que es peor, una arrogancia ciega que los coloca encima de cualquier ley o derecho social.

Y cuando se habla de dirigencia nadie se salva. Con los dirigentes politicos también están los otros. Los que comandan desde el futbol, sindicatos, organizaciones de derechos humanos, periodistas, empresarios y donde se quiera ir. Los encontramos en absurdas situaciones, robos o contratos dirigidos y super-facturados, familias enteras comandando el estado provincial, municipal o directorios de empresas estatales como si fueran feudos medievales. Por ejemplo, la justicia es una cueva de arreglos, propinas y fallos dirigidos, donde cualquier cosa puede suceder, inclusive en escandalosas manipulaciones, como el caso del asesinato del fiscal Nisman.

Nadie se salva, y desgraciadamente, esa dirigencia es reflejo de la sociedad argentina.

Es la sociedad que provee de ese material humano, como también lo vota en algunos casos para encumbrarlos. La política Margarita Stolbizer lo resumió “Hay hipocresía en una sociedad que condena la corrupción pero vota a corruptos”…brutal y directa definición.

Creer que todas estas practicas no repercuten en el día a día es parte de esa hipocresía. La sociedad en su conjunto sufre lo que planto.

Las continuas denuncias y evidencias de corrupción de este gobierno no hicieron mover ni un voto en contra, como tampoco la caída en las tendencias de sus candidatos.

No importa lo que se diga o haga, gran parte de la sociedad argentina es completamente ciega a lo que sucede, a tal punto que ya provoca una cierta aceptación mundial ante los desvaríos argentinos. Pasamos a ser algo folklórico, extraño y principalmente, inexplicable.

Nada es por acaso como tampoco decir que toda esta irresponsabilidad no tiene responsables. La sociedad argentina es autora directa de sus males. Acepta sin producir cambios la peor dirigencia y soporta situaciones que son resultado de décadas de promesas incumplidas.

Lo trágico de esta historia es que las mismas promesas se vuelven  a repetir elección tras elección en vergonzosos discursos de politicos claramente corruptos y dueños de fortunas difíciles de explicar, por no decir imposibles.

Sin ir muy lejos, la Presidente Cristina Kirchner después de 22 anos de salarios públicos se transformo en una de las mujeres mas ricas del país,como también el candidato a gobernador de la mayor provincia como Buenos Aires, tiene graves acusaciones de envolvimiento con el narco y hasta se sospecha de complicidad en un triple asesinato.

Desde el tercer escalón del gobierno hasta su autoridad maxima, absolutamente todos están implicados en acusaciones ante la justicia y en multiples causas algunos. Son tantos los casos que necesitaríamos cientos de paginas para describir solo resumes de tanta delincuencia organizada.

La Incompetencia de los funcionarios

Si el robo mafioso de las arcas del estado no son suficientes para tal escenario dantesco, hay una situación que quizás es mas peligrosa y que golpea con mas fuerza: la incompetencia de los funcionarios claves.

El desfile de los ministros de economía bajo las ultimas 2 administraciones son una seguidilla de personajes de una comedia de cuarta categoría. Una ministra fue echada y como algo asombroso, condenada por esconder dinero en uno de sus baños, fruto de una propina, como también otro que intento quedarse con la fabrica de los billetes y luego como Vice presidente enfrenta hasta cargos por mentir y falsificar los papeles de un auto del ano 1992. El actual cree que esta en una cruzada contra la economía mundial, aunque en su intento de cambiar las cosas solo consiguió destrozar los productos agropecuarios regionales, dejar el estado en plena cesación de pagos internacional por falta de divisas y colocar militantes inexpertos en todas las areas de la maquina estatal, dejando una bomba de tiempo lista para estallar en las manos de los que vengan. El descontrol es total, al punto que nadie sabe realmente el tamaño del problema aunque en medios extraoficiales se especula que gravísimos hechos de incompetencia, para llamarlo de alguna manera, se producen también para castigar el sucesor y mostrar que todo con ellos era mejor. Todos van a dejar sus puestos en la administración millonarios en dólares, propietarios de bienes inmobiliarios enormes y costosos, y encima con un discurso sobre la defensa de lo nacional y popular. El cuento épico.

Que Cristina Kirchner entregue su gobierno con la mas alta popularidad que ningún presidente argentino tuvo anteriormente habla por si solo de la sociedad argentina. En todos los países del mundo existen casos de corrupción. La diferencia es la reacción de la sociedad. La intolerancia hacia ciertos delitos hacen de linea divisoria y en Argentina esa linea aparentemente ya no existe, todo es valido, todo se puede y vamos por todo. Es simple, la sociedad ya no responde ni quiere. Cuando se consiguen corromper las instituciones, donde se compran jueces, policías, funcionarios y hasta votos, todo esta perdido. Solo grandes tragedias como guerras o cataclismos, donde naciones enteras tuvieron que ser reconstruidas darían una chance a quebrar este circulo vicioso. Un precio demasiado alto aunque las mafias llegaron a un grado tan grande de poder que hasta quizás un evento de esa naturaleza ya sea también inefectivo.

La famosa grieta

Esta sociedad que todo acepta y soporta también se fragmento de manera peligrosa. Los de Capital federal miran con malos ojos al resto de la provincia de Buenos Aires, donde también se forma una suerte de superioridad sobre el resto del país. Sin embargo el cordon suburbano enfrenta los números de inseguridad mas grandes junto con algunas de la principales ciudades.

Ya ni siquiera dos hinchadas de futbol pueden compartir un mismo juego en el mismo estadio, tal es el grado de deterioro de la convivencia social.

Un simple protesto de 20 personas y un par de gomas quemadas instalan el caos en una ciudad como Bs As o Rosario. La falta de empatía para con el conciudadano es total y la division cada día mas nítida: o estas de este lado o sos de la contra. No existe el censo común ni el entendimiento. Intentar encontrar común denominadores entre la sociedad argentina se hace difícil.

Para sintetizarlo en la reflexion de un amigo “ Los argentinos se creen una gran orquesta sinfónica, solo que están tocando sobre la cubierta del Titanic”

El domingo 25 sabremos si encontraron el iceberg.

You must be logged in to post a comment Login